lunes, 9 de marzo de 2009

Los tres hijos del maestro



En una aldea del lejano oriente, vivía un viejo anciano maestro de artes marciales, que tenía 3 hijos. Un día, el anciano paseaba junto al rio, cuando de repente se encontró con un viejo amigo que no veía hacía mucho tiempo. Ambos se saludaron, y el amigo le preguntó.- Y tus hijos ? Cómo están ? - El anciano le dijo, pues bien, pero lo mejor será que pases por casa y lo veas tu mismo.
Fueron hasta su hulmide casa, y el anciano, entró en una pequeña habitación con su amigo, acomodó a su invitado y le dijo: Los llamaré para que veas como van en la vida. Para ello, el anciano colocó un cuenco de agua sobre la puerta entreabierta, para que al entrar los hijos, se le volcara el agua sobre ellos.
Una vez todo preparado llamó a su hijo pequeño, y gritó, Zei ven por favor!.- Zei, acudió velozmente y abrió la puerta de sopetón, al ver que el cuenco se le caía encima, le dio tiempo de sacar su catana, partir el cuenco en dos, y no mojarse. El amigo, quedó mudo de asombro, y le dijo al padre ¿ qué hijo es este ?, el anciano le dijo, es Zei, el pequeño...todo un desastre.
El anciano, preparó la misma operación del cuenco, y esta vez llamó a Chin, y dijo... Chin, ven por favor!. El hijo acudió con paso firme y decidido y al entrar en la habitación, vio como el cuenco se le caía encima, pero lo esquivó con rapidez, y el cuenco se estrelló sobre el suelo. El amigo, también quedó sorprendido de sus reflejos, y preguntó ¿ y este quién es ?. El anciano le dijo, es Chin, mi hijo mediano, y la verdad es que va por buen camino. Hizo el maestro la misma operación con el cuenco y llamó a Kayto. -Kayto ven por favor ! A esto, el hijo que había escuchado al padre, acudió sin demora, al llegar a la puerta entreabierta, vio el cuenco, lo sostuvo con sus manos y entró en la habitación, volviendo a dejar el cuenco en su lugar, sobre la puerta. El amigo... no sabía que decir, quedó extrañado, y volvió a decir ¿ quién es este ?, el anciano dijo, este es Kayto, mi hijo mayor, él es ya un maestro.

(Leyenda Zen)

1 comentario:

Luna dijo...

Hola cielo me gusto tu leyenda es un placer entrar en tu blog esta lleno de magia
un beso desde mi Luna