lunes, 4 de enero de 2010

Las manos más hermosas del mundo


Hace mucho tiempo vivían en un palacio real tres hermosas damas.
Una mañana, mientras paseaban por el maravilloso jardín con sus fuentes y rosales, empezaron a preguntarse cuál de las tres tenía las manos más hermosas.

Elena, que se había teñido los dedos mientras sacaba las deliciosas fresas, pensaba que las suyas eran las más hermosas.

Antonieta había estado entre las rosas fragantes y sus manos habían quedado impregnadas de perfume. Para ella las suyas eran las más hermosas.

Juana había metido los dedos en el claro arroyo y las gotas de agua daban resplandores como si fueran diamantes. Ella pensaba que sus manos eran las más hermosas.

En esos momentos, llegó una muchacha menesterosa que pidió que le dieran una limosna, pero las damas reales apartaron de ella sus vestiduras reales y se alejaron.

La mendiga, pasó a una cabaña que se hallaba cerca de allí y una mujer tostada por el sol y con las manos manchadas por el trabajo, le dió pan.
La mendiga, continúa diciendo la leyenda, se transformó en un ángel que apareció en la puerta del jardín y dijo:

Las manos más hermosas son aquellas que están dispuestas a ayudar a sus semejantes.

(Autor desconocido)

3 comentarios:

Aracne dijo...

mMravilloso..De que sirven unas manos bonitas si no son útiles a nadie

*Luna dijo...

Hola cielo una gran hostoria me gusto
un beso

Anónimo dijo...

Hola?