lunes, 7 de diciembre de 2009

Una insensata búsqueda


Una mujer estaba buscando algo en el suelo junto a un farol. Pasó por allí un hombre y se paró, curioso, a observar a la mujer, que afanosamente buscaba y buscaba. Intrigado, después de un rato, el hombre preguntó:

- Buena mujer, perdona que me inmiscuya en tus asuntos, pero ¿podrías decirme qué buscas?

Y la mujer repuso:

- Busco una aguja que he perdido en mi casa, pero como allí no hay luz he venido a buscarla junto a este farol.

Como esa mujer proceden muchos seres humanos. En lugar de buscar dentro de ellos mismos (donde mora el más verdadero gurú, el paraíso interno, la respuesta), buscan fuera de ellos lo que jamás podrán hallar fuera.

(Cuento zen)

4 comentarios:

Aracne dijo...

Maravilloso mensaje. Pero el ser humano es así de cabezón. Busca fuera porque no le gusta cuando mira lo que tiene dentro

psigetdo dijo...

Bonito cuento Zen, y lleno de significados, damos cientos de vueltas en la búsqueda de una respuesta, cuando en realidad la llevamos dentro. Un saludo.

K.G.N dijo...

Esta pequeña historia es tan cierta... tengo que admitir que aveces, yo dejo de buscar en mi para buscar lo que deseo en los demás. Pero cada día que pasa me doy cuenta de que le lo que quiero los demás lo tienen, pero lo que necesito lo tengo yo.

velardez dijo...

fantastico ejemplo, me encanta, felices fiestas dama.