sábado, 7 de septiembre de 2013

El don más hermoso


En tiempos remotísimos, el pavo real, el búho y el ruiseñor eran muy diferentes de lo que son ahora. Vivían  en la selva entre muchos otros compañeros, ocupados en procurarse el necesario alimento y defenderse a sí mismos y a los suyos de los peligros y de los enemigos.
Un día en la gran selva, pasó Buda. Estaba fatigado, buscaba un rincón tranquilo para descansar. Volvióse hacia el búho:
-Amigo búho, indícame un lugar donde pueda echarme y dormir un poco.
-Búscalo - contestó  el Búho, con grosera arrogancia.
Buda camino otro trecho, cada vez más cansado. Encontró al pavo real.
-Amigo, vengo de muy lejos, y hace tres días que no descanso. Te ruego me indiques un lugar tranquilo.
El pavo real volvió la cabeza hacia un punto indeterminado.
-Ve allá abajo-dijo.
Buda reanudó el fatigoso camino. Encontró finalmente al ruiseñor.
-Buen pajarito, ¿conoces en este bosque un rinconcito de paz, donde poder descansar?
-Sígueme- invitó la gentil criaturita.
Y volando bajo, acompaño a Buda a un plácido claro, en medio del cual murmuraba el cristalino chorro de una fuente.
Al cabo de unos momentos el aire y la luz anunciaron a todos los habitantes de la gran selva que Buda, el sublime Buda, el todopoderoso, se hallaba entre ellos, bajo el humilde aspecto de un peregrino.
El búho se alegró.
-Lo conozco. Es el que me ha interrogado, voy a pedirle un don.
También el pavo real sintió inmensos deseos de volver a ver al sublime personaje para obtener algún privilegio.
Uno y otro se trasladaron al claro del bosque. Buda dormía recostado junto a la fuente. Y su amigo el ruiseñor velaba su sueño divino desde lo alto de un árbol.
Largamente durmió en el solitario rincón de la selva el señor del universo.
Cuando abrió los ojos, miró al búho:
-Te daré  dos ojos fríos como el hielo y  al mismo tiempo ardientes, dos ojos misteriosos e inmóviles que fascinarán y aterrorizarán a todas las criaturas.
-¡Seré temido, entonces!- se alegró el búho. No podías hacerme mejor regalo.
Buda volviese hacia el pavo real.
Tendrás un espléndido vestido. El oro del sol, la plata de la luna, el azul del cielo, el verde de la esmeralda, la cálida profundidad de la sombra estival, te envolverán de gracia multicolor  darás a tu amplia cola la suntuosidad de un manto imperial. Serás rey de la hermosura.
-Gracias- exclamó el pavo real. Así pues todos me admiraran. Seré el más hermoso entre los más bellos pájaros.
-Y tú, ¿qué quieres?- preguntó Buda a su amigo el ruiseñor.
-¡Oh, Padre! Haced que jamás cause espanto a nadie. No me des tampoco la belleza que me haría frívolo y vanidoso y despertaría la envidia de los malos.
¿Qué deseas, entonces?
-¡Oh Padre! Pon en mi garganta un poco de canto. Así podré hacer serenatas a las estrellas, podré susurrar canciones de cuna a los pajaritos que temen a la oscuridad de la noche, podré encender la esperanza en el corazón dolorido de una madre que vela a su hijo enfermo.
Buda dijo:
-Pongo en tu garganta, amiguito mío, un poco de la música que alegra la vida bienaventurada de los cielos. Todas las criaturas te amarán, y tú sobre la tierra podrás ser verdaderamente feliz.

1 comentario:

Jorge dijo...

Siempre muy lindos tus cuentos!