miércoles, 1 de febrero de 2012

El asno y el perro

Un hombre poseía un perrito y un asno.
El perrito era muy inteligente y juguetón; el asno, muy trabajador, aunque un tanto torpe. El perrito era, en verdad, sumamente gracioso y gran compañero de su amo, que le adoraba.
Cuando el hombre salía de la casa, siempre, al regresar, le traía alguna golosina, pues le alegraba ver cómo el animalito daba grandes saltos para sacárle de las manos. Celoso de tal predilección, el simple del burro dijose un día, sin disimular su envidia.
– ¡ Le premia por verle mover la cola, y por unos cuantos saltos le colma de caricias ! ¡ Pues yo haré lo mismo ! Se acercó saltando y, sin querer, le dio una tremenda coz a su dueño, quien, furioso, le condujo para atarle al pesebre.
MoralejaAsume tu papel con optimismo:No todos sirven para hacer lo mismo.

1 comentario:

Jorge dijo...

Sempre lindos teus contos! Grandes lições!