jueves, 11 de julio de 2013

Por si acaso...




Un anciano está haciendo cola para subir al autobús y un joven que está detrás de él, le pregunta:

- "Perdone, ¿tiene fuego?"

- "¡No!" –le contesta algo enfadado el anciano.

El joven piensa: «No me muerdas», y pide fuego a otra persona.

Unos minutos más tarde, el anciano que tiene delante ¡¡¡enciende un cigarrillo!!!... Así que el joven le dice:

- "Oiga, ¿por qué me ha dicho que no tenía fuego cuando está claro que sí?"

- "Verá usted" –responde el anciano-. "Si le hubiera dado fuego, es probable que usted y yo nos hubiéramos puesto a hablar. Y si nos hubiéramos puesto a hablar, es probable que hubiéramos acabado sentándonos juntos en el autobús, es probable que hubiéramos acabado conversando. Usted parece un tipo agradable y es probable que hubiera empezado a caerme bien. Y entonces, podría haberle invitado a bajarse en mi parada para venir a casa a cenar. Y si usted hubiera venido a cenar, es probable que hubiera conocido a mi hija. Y si hubiera conocido a mi hija, es probable que hubiera salido con ella. Y si hubiera salido con ella, quién sabe, una cosa lleva a la otra, y es posible que todo hubiera acabado en boda... ¡y yo no quiero que ella se case con alguien que ni siquiera puede comprarse un encendedor!"

(Hanock McCarty)

1 comentario:

Gustavo Orrego dijo...

Nela que cuento tan bonito. Te cuento que cree un nuevo blog y creo que será un exito, visitame allí y hablemos un rato que ya me hace falta saludarte. Te dejo un abrazo.